San Miguel Tzinacapan rechaza la violencia

San Miguel Tzinacapan rechaza la violencia

COMUNICADO DEL COMITÉ COORDINADOR DE SEGURIDAD COMUNITARIA DE SAN MIGUEL TZINACAPAN, CUETZALAN; PUEBLA.

El pasado 3 de diciembre se realizó una asamblea general en el pueblo de San Miguel Tzinacapan, junta auxiliar del municipio de Cuetzalan del Progreso, para tratar el tema de la inseguridad que creció exponencialmente en el período del expresidente municipal Oscar Paula Cruz (2013-2018).

Conforme a los usos y costumbres del pueblo, se tomaron algunas resoluciones para atender concretamente el caso de dos hermanos que llegaron a San Miguel (“ellos no son sanmigueleños”, dice la población) y que en últimas fechas han cometido una serie de agravios en contra de diferentes personas, hombres y mujeres de la localidad. Tales agravios ya están denunciados e integradas en las carpetas correspondientes en el ministerio público.

El lunes 3 de diciembre uno de estos sujetos atentó contra la vida de una persona, quien era testigo de uno de los casos. Por fortuna el agredido pudo repeler la agresión hiriendo al sujeto agresor, en defensa propia. Ante esta situación las autoridades civiles y religiosas, junto con la comisión coordinadora de seguridad comunitaria, convocaron a una asamblea para exponer la situación y solicitar que, de existir más casos, se realizaran las denuncias correspondientes para proceder conforme a derecho.

El pueblo sanmigueleño se ha caracterizado por buscar el diálogo y resolver este tipo de situaciones mediante asambleas. Por tanto, para atender esta situación, en donde dos sujetos fuereños habían estado amedrentando y agrediendo a los sanmigueleños, se tomaron una serie de acuerdos como el integrar comités de seguridad por barrio, utilizar la campana de la iglesia del pueblo para realizar algún llamado de emergencia, entre otros.

Destaca de esta asamblea que uno de los últimos puntos refiere que por mayoría de votos se solicita a las autoridades municipales y ministeriales correspondientes exigir la resolución a los agravios cometidos por los sujetos señalados en contra de diferentes personas de la comunidad, toda vez que este problema social no puede persistir en la población de San Miguel Tzinacapan. La asamblea votó por mayoría de votos que, en caso de no tener resultados favorables, el pueblo de San Miguel Tzinacapan se vería en la necesidad de “aplicar sus propios sistemas normativos en la regulación y solución de sus conflictos internos”, como lo establece el marco legal vigente en materia de pueblos indígenas. Para ello, la comisión coordinadora de seguridad ha estado dando seguimiento a los casos denunciados.

Hechos:

El pasado 6 de diciembre uno de los sujetos señalados volvió a agredir a un habitante y, dado que la población estaba alerta, rápidamente se agruparon diferentes comités de seguridad, así como la población para seguir al agresor, mismo que se resguardó en el domicilio que ha ocupado en la población. Con el apoyo de la policía municipal y estatal se dio vigilancia a la casa en donde al final llegaron alrededor de 300 pobladores. En ningún momento se actuó de forma violenta y tampoco se violaron las garantías del agresor, la población sólo estuvo vigilante que las autoridades correspondientes procedieran a la detención del sujeto.

Mientras una comisión de personas estaba en el Ministerio Público (MP) para las diligencias correspondientes, la población de San Miguel Tzinacapan se agrupaba en el centro del pueblo, toda vez que fue un acuerdo tomado el 3 de diciembre de volverse a reunir el día 6. Cuando se informó de la situación del sujeto detenido en el MP, a quien se le iba a dejar en libertad por no tipificarse como grave la agresión cometida, la asamblea decidió cancelar la reunión y acompañar a la comisión hasta las oficinas del MP, a donde llegaron cerca de 150 personas después de las diez de la noche, para exigir justicia y constatar que el sujeto detenido fuera castigado por todas las denuncias previas que pesaban en su contra.

Es falso que la población pretendiera lincharlo como se está difundiendo en algunos medios. Así mismo, es conveniente aclarar que un policía municipal de nuevo ingreso, al no entender la situación, agredió a una de las personas del pueblo que estaba acompañando a la comisión. Ante esta situación, se nombró una comisión de personas para que se trasladara al domicilio del Presidente Municipal y se le pidiera que hiciera acto de presencia. Al llegar el C. Gerson Calixto, los pobladores le exigieron el cese del policía y su intervención para que el MP no dejara libre al delincuente. El Presidente Municipal se comprometió a brindar todo su apoyo, señalando que, en cuestiones de seguridad, él siempre va a estar del lado del pueblo.

Compartir:

Deja un comentario

Top
A %d blogueros les gusta esto: