SAMUEL RUIZ GARCÍA: UN CONSTRUCTOR DE PAZ

Don Samuel Ruiz García o Tatik como le llenaban los pueblos indígenas,  nació el 3 de noviembre del año 1924 en el estado de Guanajuato. Fue un constructor de paz, obispo católico y defensor de los derechos de los pueblos indígenas de México y de América Latina.  Fue hijo de inmigrantes, viviendo su infancia en Irapuato, y a sus 13 años se fue al Seminario Diocesano de León, en el cual fue nombrado como Rector en 1954.  Estudió Teología en Universidad Gregoriana en 1947, donde fue ordenado como sacerdote. De 1959 hasta el 1999 fue Obispo de San Cristóbal de las Casas en Chiapas, México.

Mientras fue Obispo de la Diócesis en San Cristóbal De las Casas, tuvo inclinación y especial preferencia por las comunidades y pueblos indígenas excluidas y vulneradas por la pobreza que afectaba y sigue afectando el estado de Chiapas. Don Samuel Ruíz estableció un sistema de ayuda de la diócesis hacia la población indígena de la localidad. Debido a los álgidos contextos de conflictividad que experimenta la región, fue mediador en varios conflictos latinoamericanos, como el conflicto de Chiapas entre el  Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el Gobierno Federal mexicano.

En el año 2000  fue reconocido con el Premio Simón Bolívar de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), por su trayectoria y gran compromiso en la construcción de paz, y sus aportes a la promoción del respeto de las minorías y los derechos humanos.

En el 2001 recibió el Premio Internacional de Derechos Humanos de Núremberg, en reconocimiento a su incansable trabajo a favor de los derechos humanos en comunidades y pueblos indígenas del estado de Chiapas. Recibió el doctorado Honoris Causa por la Universidad Iberoamericana de México. Y en el 2008 fue  es nombrado por el Ejército Popular Revolucionario (EPR) mediador junto a otras personalidades ante el Gobierno Federal del Presidente Felipe Calderón. Fue fundador de varias organizaciones de derechos humanos y construcción de paz, entre ellas Serapaz.

Es uno de los obispos más importantes de México y de Latinoamérica por su generosidad como pastor, su lucidez como teólogo y su capacidad de percibir los “signos de los tiempos”.  Fue un hombre claro, comprometido con las personas que vivían en condiciones de pobreza, de forma valiente y pacífica. Fue un gran pastor que supo acompañar a su pueblo por los difíciles caminos de la historia. Un tejedor de grupos humanos, de esperanzas y de confianza. Don Samuel ha sido un maestro de muchos y un punto de referencia claro del sentido de la fe. Un gran defensor de los pueblos indígenas y de su dignidad. Un hombre que ha sabido crear Iglesia, una Iglesia incluyente, donde todos tienen un lugar, especialmente las personas que viven en pobreza y marginación.

Falleció en la Ciudad de México el 24 de enero de 2011.

MATERIALES AUDIOVISUALES

Aquí puedes conocer la palabra de Don Samuel Ruiz en diversos espacios en distintos años.

Top