Policía Estatal agredió y detuvo a vecinos de Chablekal y a miembros de OSC en Yucatán

Frente a los hechos sucedidos el día 3 de mayo en Yucatán en donde la Policía Estatal agredió y detuvo arbitrariamente a vecinos de la Comunidad de Chablekal, junto a integrantes de la Organización “Indignación A.C.”, diversas notas y manifestaciones se han pubicado en línea.  Algunas de ellas:
 

Indignación exige liberación de 5 pobladores detenidos arbitraria e ilegalmente Comunicado del equipo Indignación

Uso excesivo de la fuerza, allanamientos de la iglesia y de domicilio, golpes, amenazas e insultos generalizados contra pobladores de Chablekal y contra observadores de derechos humanos, detenciones ilegales y arbitrarias, robo de cámaras de video y de teléfonos celulares, obstaculización de la labor de defensores, provocación a la población y uso excesivo de gas lacrimógeno que causó severos daños a infantes de la comunidad de Chablekal y otras personas fueron algunas de las violaciones a derechos humanos cometidas por la Policía Estatal de Yucatán ayer 3 de mayo en Chablekal en un despliegue inusitado de agentes y de fuerza como parte de un operativo que se realizó en el contexto de un desalojo que gente de la comunidad considera injusto y que agravia a un anciano, al cual salió a defender gran parte del pueblo.
Cinco pobladores de Chablekal fueron detenidos ilegalmente y se encuentran en la fiscalía. Hasta el momento no se ha informado de qué se les acusa pero integrantes de Indignación observaron cuando la policía tiró gases lacrimógenos hacia una casa, allanó dicho domicilio y dentro, continuó tirando gases lacrimógenos después de haber disparado decenas de cartuchos de Gases lacrimógenos por todo Chablekal. Algunos los disparó directamente a la cara de pobladores que se reunieron en la plaza ante el desalojo que consideran injusto.
Los compañeros detenidos se encontraban en su domicilio laborando. La policía los detuvo porque ahí acudió la gente a refugiarse ante la andanada de gases lacrimógenos que minaron la plaza de Chablekal y por ningún otro motivo. Entre los detenidos hay un menor de 15 años. Otro de los detenidos es familiar de la familia desalojada.
Exigimos la INMEDIATA LIBERTAD de los cinco compañeros detenidos.
INVESTIGACIÓN y SANCIÓN de todos los elementos policíacos que violaron derechos humanos y de los mandos involucrados.
Devolución de todo lo que robaron los policías, incluyendo dinero de un domicilio y cámaras de video y celulares de quienes grababan los hechos.
Urge la liberación de los detenidos.
Agradecemos envíen llamamientos o tuits a @RolandoZapataB @GobiernoYucatan @FGEYucatan | llamamientos por correo a despachogobernadoryucatan@gmail.com
rolando.zapata@yucatan.gob.mx
atencion.ciudadana@yucatan.gob.mx a la Fiscalía alberto.perez@yucatan.gob.mx (Correo del Secretario Técnico. El Fiscal esAriel Aldecua Kuk) Teléfono 9303250

Firma en línea

 

Relato de madrugada

¡ALERTA! EXIGIMOS LIBERTAD DE 5 POBLADORES DE CHABLEKAL DETENIDOS!
URGE EXIGIR LA LIBERTAD DE 5 COMPAÑEROS de Chablekal que fueron detenidos arbitraria e ilegalmente y se encuentran en la Fiscalía del Estado. Hasta ahora se niegan a informarnos de qué se les acusa.
Elementos de la Policía Estatal allanaron el 3 de mayo la casa de don Pedro Euán, quien tiene una panadería y una lonchería en el centro de Chablekal.
A Casa de don Pedro acudieron a refugiarse muchas personas después de que la policía tiró gases lacrimógenos en Chablekal en un despliegue desproporcionado de fuerza contra la población que acudió a defender a una familia de un desalojo injusto.
Antes de tirar gases lacrimógenos, la policía había provocado a la población, no sólo por el propio hecho del desalojo injusto, que en sí representa un agravio. También había allanado la Iglesia para impedir que la gente tocara la campana y convocara así a la población. Alguien, sin embargo, logró tocar la campana. La policía fue muy agresiva y, posteriormente, al entrar a la casa para desalojar a la familia, la gente de Chablekal entró como pudo a la vivienda para impedir que los policías desalojaran a un anciano de más de 90 años que ahí vive. Los policías entraron empujando a la gente con sus escudos, violentamente y la gente repelió a los policías con palos y piedras. Los policías salieron huyendo. Pero volvieron con refuerzos y gases lacrimógenos. Dispararon decenas, decenas de gases lacrimógenos. Apuntaban con las metralletas de gases lacrimógenos y algunos los tiraron directamente hacia algunas personas, incluso hiriéndolas, provocando quemadas.
Mucha gente entró a casa de don Pedro Euán a refugiarse ante los gases lacrimógenos que inundaron todo el centro de Chablekal y calles aledañas y causaron graves reacciones en muchos niños.
Decenas de policías tiraron allanaron la casa de don Pedro Euán y tiraron ahí gases lacrimógenos, incluso dentro de la casa. Adentro de la casa la policía golpeó a mucha gente y detuvo a 4 personas:
Don Pedro Euán y su hijo del mismo nombre, quien preparaba la comida, un encargo hecho a la lonchería de la familia; Javier Canché Novelo, quien labora en la panadería de la familia y Un menor, quien tiene 15 años y se acercó a cuestionar a un policía que golpeó a su tía.
A los detenidos los golpeó más, poniéndolos contra el suelo, pisándolos.
En otro lugar fue detenido y golpeado Federico Euán Guardia, quien habitaba la casa en la que se efectuó el desalojo.
La policia castigó severamente la solidaridad: El mismo operativo trataba de eso, pero los detenidos son los de la casa en la que se refugió la gente por los gases lacrimógenos y, ahí dentro, al joven que se cuestionó a un policía que golpeaba.
Las personas detenidas no cometieron ningún ilícito.
A Bety Chalé, de Indignación, la golpearon y le arrebataron la cámara de video.
A Jorge Fernández Mendiburu, del equipo Indignación, lo detuvieron cuando fue a preguntar por qué detenían a otra integrante del equipo, Martha Capetillo, quien realizaba labores de observación. A Orvelin Montiel Cortés lo golpearon en las piernas cuando se acercó a preguntar por qué detenían a sus compañeros Jorge y Martha. A dos integrantes de indignación los mantuvieron retenidos en una camioneta y les estuvieron dando vueltas por los montes de Chablekal y Temozón a una velocidad altísima, poniendo en riesgo vidas y pasando a atropellar personas, ciclistas y motociclistas. Los soltaron cuando llegó la Comisión de Derechos Humanos de Yucatán pero, cuando insistíamos en que tendrían que liberar a todos, la camioneta con los otros compañeros de Chablekal arrancó y se fue con los compañeros detenidos. En la Secretaría de Seguridad y en la Fiscalía no admitían que se encontraban ahí. Fue hasta las once de la noche y después de un amparo y de incidente de presentación de persona interpuesto por la Codhey que se permitió a los familiares ver a los detenidos.
Urge la liberación de los detenidos.
Agradecemos envíen llamamientos o tuits a @RolandoZapataB @GobiernoYucatan @FGEYucatan | llamamientos por correo a despachogobernadoryucatan@gmail.com
rolando.zapata@yucatan.gob.mx
atencion.ciudadana@yucatan.gob.mx a la Fiscalía alberto.perez@yucatan.gob.mx (Correo del Secretario Técnico. El Fiscal esAriel Aldecua Kuk) Teléfono 930325
 

Digna Indignación

Pablo A. Cicero
Foto: Randy Soberanis Dzul
La Jornada Maya

Miércoles 4 de mayo, 2016
Un ruido sordo. Un golpe seco. Humo blanco. De repente, sientes que te pican, que te arden los ojos, como si te hubieran tirado chile. Lloras. Ves cada instante menos. Tu vista se escabulle, se nubla. Y mientras tus ojos se apagan, la intensidad de los sonidos aumenta. Escuchas gritos, mentadas de madre, pedidos de auxilio. Caminas con dificultad. Te tropiezas. Alguien te empuja. En tanto, sientes una picazón insoportable en toda tu piel. En toda. Te agitas. Respiras cada vez más rápido. Y eso lo hace aún peor, ya que cada bocanada de aire que tomas sientes que te asfixias, como un pez fuera del agua. Te arde la garganta, la nariz, el esófago, los pulmones. En lugar de aire estás aspirando fuego. No puedes dejar de toser. Vomitas. Pierdes la noción del tiempo y del lugar. Los gritos que antes escuchabas se apagan. Caes de rodillas…
El gas pimienta contiene capsicina, un derivado de oleorresina, el mismo componente activo de los pimientos picantes. Es un arma química y en su lógica disuasiva sobre las personas lo primero que genera es una irritación en las mucosas de la nariz, de la boca y los ojos, que provoca lagrimeo y dolor, según se explica en páginas médicas. Justamente por ese efecto instantáneo poderoso y casi paralizante, se añade, las fuerzas de seguridad lo usan como arma de disuasión y para dispersar motines.
Ayer, agentes de la Secretaría de Seguridad Pública utilizaron ese gas. Un operativo de desalojo se les salió de control. Los vecinos de los afectados se solidarizaron e impidieron la ejecución de una sentencia dictada por un juez. Chablekal se convirtió en Fuenteovejuna e impidió que sacaran a unos ancianos de un predio.
La gente vio en esa resolución una injusticia, y la indignación se convirtió en un muro. Un no pasarán. Los policías reaccionaron de la única forma en la que están entrenados. Por un lado, mentadas, piedras, empujones. Por el otro, escudos, cascos, gases lacrimógenos. Lesionados y detenidos, entre ellos activistas y adolescentes. En Chablekal se prendió una chispa que luego ardió en la red de redes.
Los agentes de la policía casi cumplen su objetivo: el de ejecutar a rajatabla la orden de una justicia tan ciega como intransigente. En la fotografía de portada de este periódico observamos al anciano que los policías querían desalojar, vistiendo con todos sus años y con toda su pena una playera de campaña de Rolando Zapata Bello, tal vez de la misma marca que los burócratas portaron el domingo pasado, con el logotipo de Escudo Yucatán. Esas playeras que se encogen a la primera lavada.
Ahí está la paradoja de nuestras autoridades, que dicen que están cercanos a la gente y que escuchan mientras permiten situaciones de este tipo. Podrán argumentar muchísimas justificaciones. Decir, por ejemplo, que fueron los pobladores de Chablekal los que iniciaron la gresca, que los activistas fomentaron el enfrentamiento. Tendrán videos y audios. Mostrarán fotografías de agentes y funcionarios judiciales lesionados. Dirán turba. Dirán muchedumbre. Dirán enardecidos. Dirán azuzados. Dirán provocadores.
Sin embargo, a vista de la sociedad, agentes de la policía, armados, bien equipados, se enfrentaron a ciudadanos. La razón de ese violento encuentro fue desalojar a ancianos. Es muy fácil tomar partido en un escenario así. En la monocromía de nuestros sentimientos, los más básicos, los vecinos de Chablekal actuaron bien y los agentes, mal. Héroes y villanos. Ganadores y vencedores. La realidad es más compleja, mucho más que la simplicidad del blanco y negro. Hay, como se suele decir, una gama de grises. Pero fue precisamente esa miopía, esa incapacidad de medir consecuencias, lo que está provocando la ola de críticas a la SSP. Recurro de nuevo a esa frase como puño de Raúl Renán: “Ir en contra eleva el alma”. El alma de los vecinos de Chablekal, ahora, está en la estratósfera.
Te pones de pie, con dificultad. Te duelen las rodillas, y te caes de nuevo, totalmente. Tu rostro se impacta al piso. Los ojos te siguen ardiendo, muchísimo, pero ya comienzas a ver de nuevo. Primero bultos. Esa sombra sin forma que está enfrente de ti puede ser un árbol, o tu hermano. Aún sientes náuseas; tu camisa está manchada de vómito. Todavía te arde respirar. Pero, una vez más, te levantas. Renuncias al suelo, a la tierra. Te yergues. Te levantas. Y te sientes más alto que nunca. Altísimo. Con la voz aún ronca, al grado que sientes que un dragón se revuelve en tu interior, sacas fuerzas de quién sabe dónde y le gritas a los policías que tienes frente a ti, esos que te amenazan con volver a disparar gas: “No nos moverán de aquí”.
pcicero@8am.com.mx
Mérida, Yucatán
 

Alerta: Autoridades se niegan a aclarar dónde se encuentran los 5 pobladores de Chablekal detenidos ilegalmente

3 de mayo 2016
En el marco de la agresión policial sufrida hoy en Chablekal, fueron detenidos 5 pobladores de manera ilegal de los cuales no tenemos certeza sobre qué autoridad los tiene bajo custodia y dónde. Ni el Secretaría de Seguridad Pública de Yucatán ni el Ministerio Público nos han confirmado donde se encuentran detenidos, ni nos han dejado verlos para poder constatar su estado y verificar que su vida e integridad no corren riesgos.
Ya hemos denunciado que los elementos de la Policía del Estado lanzaron gases lacrimógenos en contra de los pobladores que intentaban evitar el desalojo de una persona de tercera edad sin mostrar nunca una orden judicial para ello. La policía persiguió a los pobladores, incluso irrumpiendo en casas arbitrariamente, deteniendo a cinco personas, incluyendo un menor de edad y un adulto que se encontraba cocinando en su casa al momento de los hechos.
Exigimos la inmediata presentación de Pedro Antonio Euán Flores, Pedro Antonio Euán Santana, Javier Canché Novelo, Federico Euan Guardia y Alfonso Pérez Can (15 años de edad) para tener certeza de que su vida e integridad no corren peligro, así como su pronta liberación por las condiciones ilegales en que se dio el operativo.
 

Pronunciamiento del Colegio de Antropólogos de Yucatán, A. C. por las agresiones a vecinos y defensores de derechos humanos en Chablekal

Mérida, Yucatán, a 3 de mayo de 2016
 El Colegio de Antropólogos de Yucatán, A. C. expresa su indignación y repudio por el operativo realizado el día de hoy por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del Gobierno del Estado de Yucatán para desalojar a una familia de su hogar en la comisaría de Chablekal a través del uso excesivo de la fuerza pública, incluyendo allanamiento violento y uso de gases lacrimógenos. Del mismo modo, condenamos las agresiones físicas de la SSP cometidas en contra de vecinos de Chablekal, así como de los integrantes de la organización defensora de derechos humanos Equipo Indignación, A. C. Dos miembros de esta organización, Martha Capetillo Pasos y Jorge Fernández Mendiburu, fueron golpeados y detenidos de manera arbitraria.
Este acto de desalojo tiene lugar en el contexto de transacciones de tierras de Chablekal, de prácticas ilegales avaladas por las autoridades agrarias y, como contraparte, de la movilización de la Unión de Pobladoras y Pobladores del Pueblo de Chablekal por el Derecho a la Tenencia de la Tierra, el Territorio y los Recursos Naturales.
Si bien los integrantes de Equipo Indignación ya fueron liberados, al momento de redactar este pronunciamiento aún están detenidas cuatro personas de Chablekal, incluyendo a un menor de edad.
Nos parece sumamente preocupante que elementos de seguridad pública del Estado hagan tal uso de la fuerza pública y, sobre todo, que agredan a observadores y defensores de derechos humanos.
Como profesionistas de las ciencias antropológicas, instamos a las autoridades a llevar a cabo las tareas de seguridad pública respetando, en todo momento, los derechos humanos de los ciudadanos, incluyendo los derechos colectivos de los pueblos a sus tierras, territorios y recursos naturales.
Exigimos la liberación inmediata de todos los detenidos, la protección de su integridad personal y el castigo en contra de los elementos de la SSP que participaron en las agresiones y detenciones arbitrarias.
Consejo Directivo del Colegio de Antropólogos de Yucatán, A. C.
2014-2016
Top
A %d blogueros les gusta esto: