El Rostro de Julio: La vida de Julio César Mondragón Fontes

julioEn una ficha en la que describe las características de Julio César Mondragón se lee lo siguiente: 23 años de edad, complexión delgada, 1.70 cm. de estatura, tez clara, nariz recta, labios delgados, cejas semipobladas, mentón oval, ojos grandes de color café oscuro, cabello ondulado castaño oscuro. Señas particulares: normalista, irreverente, libre. Una se pregunta si esta información es suficiente para alcanzar a vislumbrar quién era Julio César Mondragón Fontes, el estudiante, el normalista, el esposo, el padre, el hijo, el hermano, el amigo, el soñador, el perseverante.

Julio Cesar nació en 1992 en San Mateo Mexicaltzingo, Estado de México. Dos años después se mudó con su mamá y su hermano menor a San Miguel Tecomatlán, lugar en donde pasó su infancia en compañía de su familia materna. Al inicio de su educación primaria Julio tuvo problemas de rendimiento escolar, por lo que en el cuarto año su tío, Cuitláhuac Mondragón, se lo llevó a una primaria unitaria en la que trabajaba en Ixtapan de la Sal. Dos de los hermanos de su madre eran normalistas. Su tío considera que estas experiencias hicieron que Julio desarrollara un amor especial por el normalismo, y aunque le decían que estudiara otra cosa se aferró a estudiar en una normal.

 Fue su tío Cuitláhuac quién le enseñó a jugar frontón, una actividad a la que Julio César le dedicaba incontables horas en compañía de su hermano y sus amigos. Le gustaba escuchar hip-hop, escribir canciones, cartas a sus seres queridos y dibujar. Sus compañeros lo describen de carácter buena gente pero enojón. También le gustaba dar largas caminatas por el campo con su mejor amigo para ir de un pueblo a otro en lugar de tomar el transporte.

 Julio César era un soñador, su sueño más grande era ser maestro rural. Siendo un joven de 18 años ingresó a la Escuela Normal Rural “Lázaro Cárdenas del Río”, en Tenería. A causa de la muerte de su abuela Guillermina Fontes, sufrió una fuerte depresión, motivo por el cual dejó de ir un tiempo a clases. Cuando se presentó nuevamente en la escuela le informaron que había sido dado de baja por acumulación de faltas.

 Durante el año 2011 Julio César cursó un semestre en la Escuela Benemérita Normal de Maestros en el Distrito Federal, pero por falta de recursos económicos la tuvo que abandonar. Ese año conoció a Marisa Mendoza, quién fue su compañera de vida. Se conocieron en un baile de aniversario de la Normal de Tenería. Se hicieron amigos y platicaban por las redes sociales. Tiempo después se hicieron novios. Él visitaba a Marisa quien entonces radicaba en la Ciudad de México y en cada ocasión le llevaba algún detalle, como un cisne hecho de papiroflexia que ella aún conserva muy bien guardado. Poco tiempo se mudaron a vivir juntos.

 Al siguiente año ingresó junto con su hermano Lenin al Tecnológico de Villaguerrero, donde estudió la Licenciatura en Administración. A pesar de que Julio trabajaba en un Oxxo para costear su manutención, nuevamente por falta de recursos económicos.

De acuerdo con Marisa, Julio era muy buen estudiante, un alumno de 10. Como nunca abandonó su sueño de ser maestro y regresar a la normal, decidió iniciar en el 2013 un proceso de admisión para ingresar a la Escuela Normal Rural “Vasco de Quiroga” en Tiripetío, Michoacán. A pesar de su buen desempeño, no fue aceptado en la normal. La relación con Marissa había madurado para entonces, por lo que Julio se mudó al Distrito Federal para vivir con ella el 5 de octubre. Entonces consiguó un trabajo como guardia de seguridad privada en la Central de Observatorio. Debido a los horarios tan pesados de trabajo, en el 2014 cambió de trabajo, también como guardia de seguridad, en el Centro Comercial Santa Fe.

El día 30 de julio de este mismo año, Julio César y Marisa dieron a luz a una niña a la que llamaron Melissa Sayuri Mondragón Mendoza. Sin embargo, durante este tiempo Julio nunca abandonó su sueño de regresar a la normal y un día le dio a Marisa la noticia de que había comenzado los trámites para hacer el propedéutico en la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, Ayotzinapa.

Marisa no estaba de acuerdo con esa decisión porque implicaba el consecuente distanciamiento de que Julio se fuera a vivir a Guerrero. Ya habían iniciado una vida juntos y la bebé estaba recién nacida. Antes de tomar esta decisión, Julio y Marisa habían hecho planes de ver crecer juntos a la niña. Sin embargo Julio César siempre decía que quería ser algo más y no un simple guardia de seguridad. Al sentir la responsabilidad de tener una bebé, él quería lo mejor para su hija, darle un buen ejemplo y un mejor futuro. Así que muy decidido partió en agosto del 2014 a la normal de Ayotzinapa, Guerrero para iniciar su primer curso.

 El día 26 de septiembre, Julio César salió junto con sus compañeros a Iguala para recolectar dinero y poder asistir a la marcha conmemorativa del 2 de octubre en la Ciudad de México. Él y sus compañeros fueron atacados por policías municipales y federales. Según declaraciones de algunos sobrevivientes, Julio les hizo frente al haber sido el primero en bajar y preguntar por qué les disparaban. En la mañana del día 27 una fotografía de su cuerpo sin rostro fue difundida por las redes sociales. Así se supo que en la madrugada de ese mismo día, Julio César había sido torturado y ejecutado extrajudicialmente, sin que hasta el momento haya justicia.
 
Con información tomada del sitio: http://elrostrodejulio.org/

Compartir:

Deja un comentario

Top
A %d blogueros les gusta esto: